jueves, 3 de enero de 2013

EMBUTIDOS: su contenido graso y calórico.





Los embutidos tienen un Índice Glucémico -IG- de 0, aunque su contenido en grasas -especialmente en grasas saturadas- así como en colesterol y sal; hace que las recomendaciones de este grupo de alimentos sea de un consumo esporádico y eligiendo aquellos con menor contenido graso como son: el pavo, el jamón cocido o de york (mejor los que son sin azúcares y bajos en grasas y sal) y en menor cantidad y frecuencia el jamón serrano magro.




                Las dietas hiperproteicas como la Dukan u otras, recomiendan especialmente el pavo y el jamón bajo en grasa, por tener un aporte de hidratos de carbono muy bajo, un IG de 0, un contenido alto en proteínas animales y sobre todo basa la elección frente a otros embutidos en que son los de menor contenido en grasas, especialmente en grasas saturadas y en colesterol. Su contenido en sal es alto y deben elegirse los más bajos en sodio.

                El resto de embutidos deben evitarse de la dieta. Si se quieren consumir, el consumo debe ser muy esporádico y en pequeñas cantidades (menos de 50 gramos), vigilando con qué se acompañan.



CONSEJO: si se toman embutidos, la elección ha de ser la del primer grupo y sea cual sea el embutido elegido, para reducir su almacenamiento y que nos “engorde”; un truco es acompañarlo únicamente con alimentos con muy bajo índice glucémico, manteniendo por tanto los niveles de glucemia e insulina bajos en sangre durante las 3-4 horas siguientes y anteriores. El Pan con embutidos es un placer que se paga caro en las personas a régimen de adelgazamiento, debido a que el pan tiene un alto IG y eso hace que las grasas de los embutidos se acumulen en mayor medida. En las personas con normopeso, el consumo de embutidos debe ser esporádico debido a su contenido en grasas saturadas, colesterol y sal. 






 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada