domingo, 4 de noviembre de 2012

EL ÍNDICE DE MASA CORPORAL -IMC-: Peso y Silueta.


               Se define la OBESIDAD y el SOBREPESO como una acumulación excesiva o anormal de grasa que puede ser perjudicial para la salud.
               Sin embargo, la medición de grasa corporal requiere de medios poco accesibles y complicados, por lo que los principales organismos, sociedades y expertos científicos no recomiendan mediciones directas de la grasa corporal para el diagnóstico y la clasificación de la obesidad, sino que recurren a estimaciones de ésta a partir de datos antropométricos de fácil obtención en la rutina diaria.
               Se utiliza un indicador denominado Índice de Masa Corporal -IMC- como la medida más útil del sobrepeso y la obesidad en la población. Se trata de un indicador simple de la relación entre el peso y la talla en los adultos y que se calcula dividiendo el peso de una persona -en kilos- por el cuadrado de su talla -en metros- (Kg/m²).
 
En base a su resultado del IMC la definición de la OMS es la siguiente:
            - Un IMC igual o superior a 25 determina SOBREPESO.
                            - Un IMC igual o superior a 30 determina OBESIDAD.
 
Pero podemos abordar una clasificación más detallada que nos permita seleccionar mejor las estrategias del plan de adelgazamiento. Para ello nos basaremos en los valores de la OMS y la clasificación modificada de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición –SEEN- que hace los siguientes matices en base al IMC de cada individuo adulto:
                                       - Normopeso: de 18,5 a 24,9
                                                       - Sobrepeso: 25 a 29,9
                                                       - Obesidad grado 1: 30 a 34,9
                                                       - Obesidad grado 2: 35 a 39,9
                                                       - Obesidad grado 3: 40

     
           En nuestro planteamiento vamos a permitirnos incluir algún matiz en esta clasificación de la OMS que si recoge la de la SEEN y es la referente a Peso insuficiente cuando el IMC es menor de 18,5 y a que cuando el valor es 50 se habla de obesidad grado 4 o extrema y denomina también a la Obesidad Grado 3 como Obesidad mórbida.

 NOTA: En caso de IMC18,5 y 40, así como si Usted padece alguna enfermedad crónica importante o que no se encuentre estable, no recomiendo que afronte un plan de adelgazamiento sin supervisión ni vigilancia médica especializada y en todos los casos o valores de IMC recomiendo que lo haga bajo la vigilancia de su médico de familia.
Además, la SEEN hace una subdivisión en el Sobrepeso, hablando de Sobrepeso grado 1 cuando el IMC está entre 25 y 26,9, y sobrepeso grado 2 o preobesidad cuando el valor está entre 27 y 29,9.
 Sin embargo en la actualidad se debe valorar no sólo el exceso de grasa corporal que define a la obesidad, sino también su distribución pues la evidencia científica actual sugiere que los riesgos para la salud asociados con la obesidad no dependen únicamente de la grasa corporal total sino también de cómo y dónde ésta se distribuye en el organismo.
Como las técnicas más precisas para valorar la distribución de la grasa corporal son poco accesibles pero hay unas medidas antropométricas accesibles y de fácil ejecución que permiten clasificar y evaluar los riesgos para la salud derivados de la distribución de la masa grasa en el organismo. Estos parámetros son los siguientes y son clave en el entendimiento del método que está aprendiendo:

                 - Perímetro de la cintura o circunferencia de la cintura –CC-.
                                 - Relación entre el Perímetro de la cintura y el perímetro de la cadera.
                                 - El Diámetro sagital.

               Diversos estudios avalan que la Circunferencia de la Cintura -CC- es la medida más práctica y fiable para estimar el contenido de grasa a nivel abdominal. Se han establecido un valor límite para la normalidad y que son un CC de 82 centímetros en las mujeres adultasy de 102 centímetros en los hombres adultos.
 
               La Silueta el primer factor motivador, de modo que si nos vemos más delgados nos sentimos recompensados y fortalece el seguimiento de nuestro plan dietético, sin embargo la báscula sigue siendo el criterio que premia o castiga y no es reflejo en muchas ocasiones de la realidad, como por ejemplo cuando se inicia a la vez que la dieta la práctica regular de ejercicio físico, que modela nuestra silueta y a veces no se refleja bien en el peso.
 
En estos casos, el control de la Masa grasa utilizando básculas con Bioimpedancia eléctrica es útil siempre y cuando se interpreten bien sus resultados. Los resultados han de evaluarse en base al sexo, peso, talla y edad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada